top of page

The creator will have absolute control over all processes of creation. Including of himself.  All topics must be important, but the importance is relative. What matters is the process, all human actions, passions, delight, pain, even stupidity. The world is invented at every moment. Every device is a process of resistance and adaptation to social, institutional, grammatical orders. Semantic moments. The devices and media are just instruments, tools. It is a paradox to use words to express the inexpressible. When creating we must use every possible resource. What matters is not the way things are explained, but the explanatory act of the discourse itself. Critics, scholars, curators, everyone will have their moment. The interpretation of what is done is subjective and contextual. The reflections of oneself are just a recovery processes of the past into the present and into oblivion. 

An example of actions and thoughts that legitimize the act of being is: being inside and being outside events. The event is an invention of the moment.

 

To be chosen or rejected, loved, integrated, separated, divided. Fragmentation is a form of realignment. Upon hearing, seeing, feeling, reading, understanding, we live in the others to reveal ourselves. There is nothing more than the others in spite of ourselves and the others. The experience is unique and hardly transmissible. We can only try.

 

Marco CasadO, London UK, 2001

Mi trabajo artístico se mueve y desarrolla a partir de la inquietud que me causan diversas contradicciones políticas, y aborda en particular: Los sistemas fallidos y disfuncionales, la idealización sobre el funcionamiento de las cosas o los procesos sociales, la ciudad como un espacio exagerado, artificial, desmedido, excesivo, enloquecido, y el proceso artificial de la producción que trae consigo el desperdicio o el derroche. Enfocándome en concreto en la reflexión sobre la creación de sentido o del absurdo y la creación de narraciones o ficciones en  las que se abordan todas esas temáticas de manera crítica o absurda..

Durante los últimos años, de un vertiginoso desarrollo de las tecnologías digitales; los ideales de libertad individual y colectiva se han visto radicalmente disminuidos por la reafirmación de una ideología mundial corporativa basada en el control y regulación del comportamiento del individuo. Doctrina  sustentada en formas de explotación masiva: en la producción desmedida de productos y en la acumulación de capital en las manos de una minoría extremadamente privilegiada. Dinámicas de acción que han intensificado por un lado la explotación y consecuente destrucción o contaminación del medio ambiente, y por el otro acrecentado las tensiones y malestares de grupos sociales desprotegidos en distintas regiones del planeta, entre otros problemas y consecuencias graves. 

 

Mi generación creció influenciada y formada por una estructura mediática dominante: La televisión, aparato de entretenimiento, distracción y manipulación cuya agenda concreta estaba proyectada hacia la expansión de un pensamiento consumista, que a la vez traía consigo la conservación de un status quo: el Capitalismo. Guy Debord en particular señalo en su momento las peculiaridades o características del poder omnipresente y enajenarte del espectáculo; de eso hacen ya cincuenta y seis años. La dependencia durante algunas horas del espectador que se sentaba frente a una pantalla en una recámara , se ha transformado ahora en una esclavitud y dependencia constante a una pantalla que trae todo el tiempo consigo , y que genera una serie de patrones de comportamiento también orientados hacia el consumo y la regulación del comportamiento.

 

Mucho se ha hablado de los beneficios del acceso a la información y de la posibilidad del espectador de convertirse en creador de contenido. Ciertamente hay beneficios en ello; pero al costo de una sobre enajenación y a la legitimación e internalización de un sistema socioeconómico capitalista hiperrevolucionado y poderoso que sigue sacando provecho de esas ideas de libertad.

 

El desarrollo veloz de la tecnología digital en diversos campos científicos ha ocasionado grandes descubrimientos y nuevas revelaciones sobre cómo mejorar la experiencia de vida. Pero  en realidad lo que es evidente, son una serie de absurdos y contradicciones que el ser humano sigue arrastrando desde el principio de los tiempos. Entre ellos, los más notables son: el egoísmo, la corrupción y la hipocresía. Formas de comportamiento que se ven con mayor claridad y amplificadas en la multiplicidad de las formas en las que hacen política los gobiernos. He aquí solo unos ejemplos obvios, manidos y que no se atienden pese a ello: La desmedida producción de artículos desechables. La destrucción incesante del medio ambiente. La desigual distribución de la riqueza. La pobreza generalizada. El desperdicio flagrante de alimentos y recursos de todo tipo. La falta de concientización sobre las consecuencias del crecimiento demográfico.

 

Marco CasadO, CDMX 2023

bottom of page